14 pervertidos sexuales

Como sabemos que te quedaste picado con las lujuriosas, ahora te presentamos la contraparte, los pervertidos, hombres que destacan por ser los más cochambrosos de todos los tiempos. ¡Conócelos!

No están todos los que son, pero sí son todos los que están, esta muestra te dará una idea de los hombres más pervertidos de la historia. Por supuesto que podríamos agregar decenas de nombres, pero... ¿para qué los k quemamos antes de su muerte?

1 Adolf Hitler

La vida sexual de Adolf Hitler es más grotesca que la de cualquier otro personaje histórico. Lo que más le gustaba era que lo patearan, lo azotaran, se orinaran y defecaran sobre él. Ni siquiera está claro si alguna vez tuvo una cópula normal pene- vagina. Se sabe que todas las mujeres con las que convivió acabaron deprimidas y muchas se suicidaron por los malos tratos del Fürer que, cuentan, era un gay cuasi reprimido: de vez en vez iba en busca de "tiernos' muchachitos que pocas veces lograban dejarlo satisfecho.

2 Víctor Hugo

El escritor de Los miserables. presuntamente tenía relaciones incestuosas con su hija Leopoldina. Además, era adicto al sexo y fetichista al que le gustaba documentar sus perversiones. Pagaba por ver coitos en directo y, en ocasiones, formaba parte en orgías con sus amigos poetas.

3 Calígula

Tras proclamarse dios a los 25 años, decidió regalarse de cumpleaños una orgía con sus cuatro hermanas. Obligó a trabajar como prostitutas a las esposas de sus senadores y tenía por costumbre vestir a sus sirvientes como mujeres.

4 Lawrence de Arabia

Descubrió su afición al masoquismo después de ser apaleado y violado por un gobernador turco (1916). De 1925 a 1934 pagó para que un conductor de tanques le surtiera su 'bendita'. Entre sus confesiones mencionó alguna vez que sentía un profundo asco por las mujeres, a quienes catalogaba de siempre sucias y hediondas. En 1986 su hermano dijo que en realidad a Lawrence le repugnaba el sexo y que su actitud era un castigo para sofocar su nostalgia. Lawrence prefería que sus amantes le dieran una buena tanda de latigazos sobre su trasero antes de pasar a caricias mayores.

5 Juan Perón

El líder argentino tenía un curioso patrón: mientras estuvo casado parece que le fue fiel a la esposa del momento; sin embargo, estar solo lo enloquecía. Buscaba niñas púberes y más pequeñas, afición que le quedó desde la universidad militar, en donde tenía Fama de pendenciero y 'pedófilo'. En 1943, apareció en diarios y revistas con una chica de 14 años a la que llamaron 'Isabelita'. se decía que era su hija, pero fuentes de aquel país aseguran que se trataba de la novia en tumo. Entre otros mitos, dicen las malas lenguas que pedía a Evita que se vistiera como bebé, con ropa tejida. Ella dijo cierta vez: "Soy el pequeño gorrión del águila de Perón'.

6 Oscar Wilde

El famoso escritor inglés, autor de 'obras como El retrato de Dorian Gray y De pro fundís, era un pederasta filosófico. No sólo aceptaba y era aficionado a tener relaciones sexuales con jovencitos, sino que consideraba a I este tipo de amor como el 'ideal'.

7 Marqués de Sade

Seducido desde los doce años por sus tías. Donatien Alphonse FranQois de Sade, aprendió desde el seno familiar todas las mieles del erotismo. De su tío paterno recibió clases teóricas de orgías y perversiones, siempre nutrido por una extensa biografía pornográfica. Toda su familia solía visitar prostíbulos, se flagelaban e, incluso, tenían un cuarto especial para esta actividad. En 1750 entró a estudiar con los jesuitas de París, según escritos del propio Marqués, esa experiencia le dejó tres aprendizajes: 1) la miseria de la religión. 2) su gusto por el teatro y 3) las prácticas homosexuales. En 1763 se casó con René-Télagie de Montreuil, a la que le fue infiel con hombres, mujeres y animales. Al Marqués se le atribuye el término "sadismo", que significa 'humillación o crueldad hacia el otro'.

8 TÍPOO Sahib

También conocido como 'El tigre de Misora'. al sultán indio Tipoo Sahib. azote de las fuerzas británicas en el siglo XVIII, le gustaba tener relaciones sexuales con gansos, a quienes les cortaba la cabeza justo en el momento de la eyaculación. Tal parece que los jugos anales y el aumento de la temperatura de las aves le servían para conseguir el orgasmo. Eso sí, procuraba asfixiar al animal antes de su decapitación, así el orificio anal se reducía y el pene lograba estar apretado.

9 Federico El Grande

Cuando dijo su conocida frase: 'cuanto más conozco a la gente, más me gustan los perros", lo dijo literalmente. Y es que este prusiano, nacido en el siglo XVIII, tuvo como amantes a decenas de perros, eso sf. todos debían ser de raza fina.

10 Henri Blot

Era un necrófilo empedernido; en una ocasión lo encontraron dormido sobre una tumba y sólo alcanzó a declarar ante el tribunal: 'sobre gustos no hay nada escrito y a mí. a veces, me gustan los cadáveres'.

11 Eliogábalo

Fue emperador de Roma del año 218 al 222. Es. sin más preámbulo, uno de los primeros en hacerse la operación jarocha. Cuentan que ordenó a sus médicos construirle una vagina falsa. Por decreto implantó que todos los que tuvieran el pene pequeño eran criminales que debían ser castigados con la muerte. Por supuesto, él era la excepción.

12 Jean- Jacques Rousseau

El gran pensador de la Revolución Francesa "adoraba" entrar en éxtasis con objetos inanimados como muebles y ropa.

13 Napoleón Bonaparte

Al hombre del caballo blanco le gustaba el olor de sus mu

Jeres sin aseo. Después de sus campañas bélicas, procuraba avisarle a Josefina para que no se lavara sus partes íntimas hasta su llegada. Se cree también que Josefina era de cascos ligeros y algunos cuentan que Napoleón le solapa sus 'deslices'. El olor de la infidelidad le era extremadamente excitante.

14 Tiberio

Este emperador romano tenía una obsesión: ver a sus mujeres teniendo relaciones sexuales con cebras, camellos y burros. Por si esto fuera poco, adiestró a su león mascota para que fuera un buen compañero sexual. Antes de que caligula lo corriera, Tiberio se construyó una piscina para que dulces muchachitos le acariciaran el pene.